PEDAGOGÍA DE LA TERNURA.

(Texto de Lidia Turner Martí y Balbina Pita Céspedes)

Fundamentado en el pensamiento y obra de José Martí

¿Qué hacer?

Para que la escuela aproveche y desarrolle suficientemente toda la experiencia afectiva,

volitiva y cognitiva que el niño trae consigo?

Para que el niño vea realizados en su escuela los sueños y las expectativas que se ha formado sobre ella en el período preparatorio a su ingreso?

Para, con nuestra actividad pedagógica diaria, lograr que el niño y el joven se autoestimen, se respeten a sí mismos como individualidad, se autocontrol en, respeten los derechos de los demás y se relacionen adecuadamente con quienes le rodean?

Para que el niño y el joven mantengan el interés por descubrir el porqué de cada hecho y fenómeno de la vida que les rodean y mantengan además vivo el talento, la espontaneidad y la creatividad que demostraron tener en edades tempranas?

Para que la escuela desarrolle a un nivel cualitativamente superior el mundo sentimental, emocional e intelectual del alumno y su manera de actuar?

¿Cómo conservar nuestra especie en lo que cualitativamente representa: su capacidad de sentir, de ser, de actuar, de relacionarse con los demás?¿Cómo podemos conservar un ser humano mas humanizado? Y al mismo tiempo:

Importante: Confiar en el niño, amarlo, desarrollar sus potencialidades, sentimientos, emociones e intelectual.

Tener en cuenta que las áreas del conocimiento son considerados como eslabones articulados precisar y estudiar el mundo donde juegan, viven y aprenden, saber que los conocimientos y los valores son decisivos para avanzar en la vida, la cualidad moral va acompañada de la inteligencia. Y Situar en el contexto histórico social, su felicidad se completa con la sociedad, la transformación y mejoramiento.

Sí deseamos precisar, que lo que vayamos a hacer hoy tenemos que hacerlo bien y pronto, unidos padres, maestros y sociedad, para que no se pierda gran parte del recurso más valioso del mundo: la inteligencia del hombre y su manera de sentir y de actuar.

Es asombroso descubrir que renombrados pedagogos latinoamericanos se adelantaron al nuevo siglo plantearon en sus respectivas épocas sus preocupaciones por el divorcio entre las exigencias de los tiempos y la educación. Solamente por mencionar algunos, podríamos citar a Simón Rodríguez Venezuela; Altamirano y Barreda, México; Eugenio María de Hostos, Puerto Rico; Félix Varela. José de la Luz y Caballero. Cuba.

Sin embargo, José Martí tiene el gran mérito de la síntesis: pudo integrar el pensamiento pedagógico progresista del mundo y de América Latina y nos legó en sus obras una fuente incomparable para obtener tesis y valoraciones que nos proyecten hacia el futuro. Hay algo fundamental, en el pensamiento martiano, él sitúa al ser humano en el contexto histórico-social en que vive, su felicidad no se completa sino dentro de la sociedad y en su contribución a su transformación y mejoramiento.Su pensamiento se sintetiza en esta fórmula... El amor es el lazo de los hombres, el modo de enseñar y el centro del mundo. .., que se completa con la conocida alusión: La enseñanza ¿quién no lo sabe? es ante todo una obra de infinito amor.

El pensamiento educativo martiano al mismo tiempo, declara la educación como un derecho y deber humano, y que debe estar vinculada a la época. a la vida, a la transformación social ya la felicidad del hombre; supo profundizar y sacar a la luz la piedra angular de la pedagogía que necesitamos en este sido: la integración del sentimiento del pensamiento en la educación. Sólo nos basten algunos fragmentos de la obra martiana pata patentizar estas consideraciones; los invitamos a analizarlos con detenimiento por la incalculable enseñanza que cada uno de ellos nos brinda para enriquecer nuestra actividad pedagógica:

La educación empieza con la vida no acaba sino con la muerte. El cuerpo es siempre el mismo, y decae con la edad; la mente cambia sin cesar, y se enriquece y perfecciona con los años. Pero las cualidades esenciales del carácter, original y enérgico de hombre, se deja ver desde la infancia en un acto, en una idea, en una mirada.

Esta educación directa y sana: esta aplicación de la inteligencia que inquiere ala naturaleza que responde; este empleo despreocupado y sereno de la mente en la investigación de todo lo que salta a ella, la estimula y le da, modos de vida; este pleno y equilibrado ejercicio del hombre, de manera que sea como de sí mismo puede ser, y no como los de más ya fueron; esta educación natural, quisiéramos para todos los países nuevos de la América.

El remedio está en desenvolver a la vez la inteligencia del niño y sus cualidades de amor y pasión, con la enseñanza ordenada y práctica de los elementos activos de la existencia en que ha de combatir, y la manera de utilizarlos y moverlos.

¿No deberá ser toda la educación, desde su primer arranque en las clases primarias, se preguntan otros, - dispuesta de tal modo que desenvuelva libre y ordenadamente la inteligencia, el sentimiento y la mano de los niños?

...Tener talento es tener buen corazón; el que tiene buen corazón ése es el que tiene talento (...)

Los buenos son los que ganan a la larga... No hay monstruos mayores que aquellos en que la inteligencia está divorciada del corazón.

El pueblo más feliz es el que tenga mejor educados a sus hijos, en la instrucción del pensamiento, en la dirección de los sentimientos...' Inspirados en el pensamiento martiano hemos denominado a este enfoque: pedagogía de la ternura.

Esa misma ternura que brindan los padres a sus hijos - fina sensibilidad que acompaña a su amor cuando los alimentan, los educan y les enseñan a vivir dignamente. La que ofrece el maestro hacia el ser humano, que hace pensar en la concepción que tiene de sus alumnos como seres que piensan, sienten y actúan. La que acompaña la formación de cada niño y joven para que se abra paso en la vida y él mismo logre alcanzar el lugar que le corresponde en la sociedad. La ternura que el Che nos expresó que no perdiéramos jamás. La que marcha junto a la lucha contra todo lo que pueda oponerse a estos objetivos y que facilita la exigencia, el esfuerzo, la alegría y el convencimiento del deber social.

En la actualidad muchos son los autores que de una forma u otra analizan, desde diversos puntos de vista, la problemática relacionada con la ternura. Entre ellos se encuentra el autor colombiano Luis Carlos Restrepo quien escribió el libro El derecho ala ternura, en el que expresa que esta no pertenece por derecho propio al rostro cachetón y sonrojado de la infancia, ni tampoco al de la madre Abnegada y bondadosa. El autor propone acabar con los dictados de nuestra cultura que prohíben a los hombres abrirse a! lenguaje de la sensibilidad.

Rescata la ternura y la afectividad como claves no sólo para la vida cotidiana. Expresa que un pretendido rigor científico las excluyó de las escuelas y el mundo académico, y plantea que si algo está democráticamente distribuido en la sociedad contemporánea es precisamente el analfabetismo afectivo y convoca a decir no a la violencia cotidiana y apostar a la ternura.

Todos conocemos que en la obra martiana podemos encontrar una riqueza extraordinaria acerca de la educación, la enseñanza y cómo proyectarse en la formación de nuestros niños y jóvenes. Como resultado de su sistematización hemos valorado un grupo de postulados importantes, de los cuales tomamos seis que también sustentan la presente alternativa educativa y que se analizan:

* Los niños saben más de lo que parece.

* Lo que importa es que el niño quiera saber.

* No se sabe bien sino lo que se descubre.

* Que los niños no vean, no toquen, no piensen en nada que no sepan expresar.

* La mente es como las ruedas de los carros, y como la palabra: se enciende con el ejercicio.

* Que la escuela sea sabrosa y útil.

Los niños saben más de lo que parece

Esta expresión fue escrita por José Martí hace más de cien años en la revista La Edad de

Oro para los niños de América, cuando los exhortaba a que le escribiesen y les prometía que él iba a publicar lo que recibiese. Desde el momento del nacimiento hasta que el niño se inicia en la escuela, ha recibido por diferentes vías un caudal incalculable de información del mundo que lo rodea.

También desde los primeros momentos después del nacimiento, el niño se relaciona con los demás y e comunica, comienza a sentir y a expresar por diferentes lenguajes su complacencia, su disgusto, su amor, su repulsión, su alegría, su tristeza. Es un ser que siente, aprende, piensa, actúa y que necesita mucho del afecto de todos los que le rodean.

El ingreso en la escuela es para él un hecho de gran trascendencia, allí no sólo ampliará su saber, sino que recibirá nuevos y necesarios afectos, especialmente el del maestro o la maestra y el de sus compañeritos de clase. Mucho le ayudará la escuela en su proceso de socialización y en el desarrollo de la solidaridad y la camaradería, la disciplina, la responsabilidad y la tenacidad.

Cuando el niño ingresa en la escuela, nosotros los maestros, por lo general, pensamos que este es el único lugar donde el niño aprende, que no sabe nada de lo que debemos enseñarle y que todo el saber está en nuestras manos.Nosotros "decimos", nosotros "transmitimos", nosotros "impartimos", nosotros "dirigimos". ¿Y qué hace el niño?

El saber popular que trae el niño al llegar a la escuela y su mundo de afecto, tiene que fundirse con el saber académico, pues resulta imposible separarlo o desecharlo.

Además, cuando todos los niños expresan lo que saben, es posible organizar esas nociones y presentar un cuadro coherente de lo acumulado hasta el momento, que abra las posibilidades actuales y futuras a nuevas interrogantes y necesidades de saber. Así también estamos respetando su individualidad en la diversidad que existe en un grupo.

Es por eso que en la escuela primaria, cuando el maestro se pro pone adentrar a los niños en nuevos conocimientos, necesita primero hurgar en las nociones que ya poseen acerca de la "nueva" temática y que fueron obtenidas por diferentes vías. Por supuesto que esto también es válido para los restantes niveles de enseñanza. Por último deseamos que ustedes mediten también cuánto puede motivar a un niño, el ver incluido el saber que ya posee, al iniciar el estudio de una nueva temática y cuánto le ayudaría a valorarse objetivamente a sí mismo, y a ir desarrollando un aspecto tan importante como la autoestima.

Cuánto podemos aprovechar este saber para que se involucren plenamente en el aprendizaje, se sientan verdaderamente orienta dos hacia el objetivo y, lo que resulta muy importante, experimenten sentimientos de satisfacción por ver incorporada y ampliada la experiencia que traen consigo. No nos sintamos como que sólo nosotros dominamos los números naturales.

Quizás el aspecto más importante de la personalidad de cada uno de nosotros es el concepto y la valoración que tenemos de nosotros mismos. La autoestima es la base de todo crecimiento y desarrollo personal: es el coraje de ser uno mismo y de confiar en los propios recursos. Considera que una meta principal de la educación debería ser el formar en los niños y jóvenes una autoestima positiva, una valoración de las propias potencialidades, porque uno irá tan lejos en el viaje de la vida como crea que es capaz de hacerlo.

Lo que importa es lo que el niño quiere saber

En la experiencia aplicada con cientos de niños, desde tercero a noveno grados, cuando les preguntábamos qué les gustaría saber acerca de la temática nueva, ha surgido un número ilimitado de nuevas interrogantes. Estas interrogantes coinciden en parte, por lo general, con los objetivos de los programas, pero muchas veces están por encima del nivel de estos. El niño se plantea nuevos porqués, se convierte en un investigador frente al sector de la realidad a la cual se enfrenta, ya sea el mundo natural o social. En un grupo de tercer grado, acerca de la temática de la flora, los niños plantearon preguntas tan interesantes como estas: ¿Por qué si todas las plantas son verdes, las flores son azules, rojas, amarillas? ¿Por qué hay árboles tan grandes con frutas tan chiquitas y plantas pequeñas con frutas tan grandes como la calabaza? ¿Por qué si están sembradas en la misma tierra, unos frutos son dulces y otros son amargos? ¿Por qué algunas flores están más perfumadas en la noche que el día?

Nos llamó la atención que hace más de un siglo José Martí, relató autobiográficamente esa ansia de saber que tiene un niño antes de los doce años y nos legó su experiencia como niño participe en un proceso de educación al que escribe en El Economista se preguntó a los doce años de su vida: - Y de qué me sirve toda esta miseria que me han enseñado, estos rosarios de hechos huecos estos textos escritos en una jerga pomposa y oscura? El inundo que llevo en mí, él se va explicando solo: pero ese otro mundo vivo de afuera, que me llama a sí con atracción seductora, ¿quién me lo explica? La imaginación me lo revela en su aspecto poético; y la razón me dice que él es grandor de mi y yo pequeñez suya. Pero ¿al sol cómo se va? ¿qué es la luz que me calienta? ¿cómo funciona mi cuerpo? ¿la tierra cómo está hecha? ¿quién me apaga esta necesidad de saber, que me hace avergonzar y llorar? Yo sé el nombre de todos los astros, y su distancia de mí: ¿pero cómo se mide la distancia? A mí no me importa que otro sepa: lo que me importa es saber yo. Yo sé de memoria los pueblos de Francia, los reyes de Israel, los teoremas de la Geometría; ¿pero por qué no me enseñan mejor la historia que debe ser tan bella, con los hombres peleando por esta luz que siento en mí y la historia natural, las costumbres de los animales las costumbres de las plantas, las semejanzas que yo noto entre mi propio cuerpo y las plantas y los animales?

Todo lo que me enseñan está en papiamento, que es la lengua que habla la gente baja de la isla de Curazao Yo quiero entender cada palabra que leo, para así ver clara ante mí la idea que representa, porque las palabras no valen sino en cuanto representan una idea. Ea, pues: me han hecho un imbécil. No hay orden ni verdad en/o que me han enseñado. Tengo que empezar aenseñarme a mí mismo.

Todo eso se dicen a los doce años los niños que piensan. O sienten sus efectos, si no han nacido con lengua propia y libre para decirse lo que piensan. Se cría hoy a los cameros, toros y caballos con más realidad y juicio que a los hombres; porque a los caballos, toros y carneros les cuidan, y afinan y desenvuelven las partes del cuerpo que han de necesitar para el oficio a que se les destina, el hueso si son para la carga, la fibra si son pata la matanza, los elementos de la leche si son para la cría. Y al niño, que ha de vivir en la tierra, no le enseñan la tierra ni la vida.

Si el niño o la niña, si el joven o la joven van a ser sujeto de su propia educación, ¿por qué no contar con ellos en sus intereses y motivaciones? ¿por qué no conocer sus interrogantes y sus preocupaciones?

Pensemos todos, en nuestra actividad pedagógica diaria, en la necesidad que tienen nuestros niños y jóvenes de que el proceso de aprendizaje responda a estas interrogantes. No dejemos que pase la edad de los porqués, dejémosle experimentar el entusiasmo de incorporarse a la búsqueda de lo nuevo desde los primeros años de vida escolar.

Esa aspiración inherente al ser humano debemos tomarla en consideración maestros y padres en nuestra labor cotidiana para avivar el afán y el amor por saber y no aplastarlos o cercenarlos como hacemos en ocasiones.

Detengámonos también a meditar cuántas veces estimulamos a los niños y jóvenes para que ellos nos planteen preguntas. Deberíamos plantearnos, como una expectativa especial, guiar su aprendizaje de forma tal que además de responder a nuestras interrogantes logremos que nos planteen sus Inquietudes, sus propias preguntas. Una pregunta encierra tanto valor como una buena respuesta. La pregunta del alumno nos indica qué piensa, qué necesita, qué siente, cuánto ha avanzado y cuánto le queda por avanzar en el camino de adquisición de lo nuevo. En esa pregunta se abre ante nosotros su mundo interior, su curiosidad, la forma en que piensa y siente y nos retroalimenta, es como una inyección de chispa al diálogo pedagógico. Propongámonos cada día evitar el dominio absoluto de las preguntas por parte del docente como forma de enseñar. Los buenos maestros saben escuchar porque conocen que ahí está el secreto del triunfo. Disfrutan cuando logran que sus alumnos pregunten y saben escuchar porque conocen que ahí está el secreto del triunfo. Disfrutan cuándo logran que sus alumnos pregunten y saben utilizar esto como termómetro de cómo va el mundo cognitivo y afectivo de los niños y jóvenes. En ocasiones utilizan la pregunta hecha por un alumno como motivación y orientación para la realización de un trabajo independiente fuera de la clase. Estemos atentos a lo que les preocupa y unidos encontraremos las soluciones más acertadas y el camino para llegar a ellas.

Tenemos que alejar el desaliento, las barreras que matan la autoestima. Ante una respuesta equivocada, ante una indisciplina, no estigmaticemos el error ni hagamos de él un callejón sin salida. Ridiculizar es humillante. Debemos poseer la sabiduría suficiente para que ante un error encuentren los recursos para que intenten la respuesta o el camino conecto sin desanimarse, y comprendan por qué se equivocaron sin perder el aliento para seguir adelante.

Logremos que nuestros niños y jóvenes sientan la satisfacción de que el proceso de aprendizaje responda a sus interrogantes. Trabajemos para que ellos se incorporen con esfuerzo y optimismo a la búsqueda de las respuestas y a la solución de los problemas docentes y de los que se les presentan en la vida cotidiana.

El maestro, además de las técnicas de su oficio debe poseer una gran riqueza espiritual. Ello le permite conocer el alma de quienes forma: sus inquietudes, amarguras, preocupaciones, desventuras. Cualquiera sea la complejidad de un joven, cada uno llene una cuerda emocional que el maestro debe saber pulsar con amor. ¿Puede hacerlo quien sólo sabe poner al descubierto los defectos? El que hace eso endurece el alma. El agravio, la palabra frene, desentonada, no ayuda. Tampoco ayuda la zalamería da zona. Esta acaba por interpretarse como politiquería o debilidad de carácter del maestro. Por otra parte, la obediencia no comprendida, rígida, conduce a la mentira, al fingimiento, a la apatía, al miedo irracional, si es niño; y a la rebeldía abierta del adolescente o joven.

* No se sabe bien sino lo que se descubre

El conocimiento del aval de experiencia y saber del alumno y sus intereses y motivaciones, coloca al educador en mejores condiciones de diseñar la estrategia del aprendizaje de nuevos contenidos.

Puede eliminar aspectos, reordenar otros, incluir las propuestas esenciales y comunes de los alumnos y abrir diferentes vías para que ellos se apropien de lo nuevo. Las formas a utilizar pueden ser muy variadas, desde el trabajo frontal, el trabajo en grupos, el trabajo en dúo, o el trabajo individual, pero con un objetivo común que es buscar, investigar, recolectar, analizar, en fin, descubrir los nuevos nexos para un aspecto des conocido del conocimiento. Resulta muy importante meditar en las formas de organizar el grupo. Es necesario la variedad y que realmente esa forma de organización sea la de mayor utilidad. Los alumnos deben conocer qué exigencias deben cumplir, cuáles son esas reglas de organización del proceso y de disciplina. El éxito depende de la organización, de la forma de distribuir, enfocar y organizar las tareas de manen que el resultado sea esperado, en un estado de expectación, alegría y apasionamiento por el encuentro de la verdad.

Y qué mayor estado anímico positivo que el que se siente, cuando se ha demostrado la veracidad y utilidad de un nuevo conocimiento, en un clima de disciplina, ayuda mutua y participación.

De lo que ya conozco, que puedo utilizar en lo que voy a aprender?

¿Qué se deriva de lo que aprendo?

¿Qué relaciones existen con otras cosas que yo conozco?

¿Qué resultado obtengo para los demás y para transformar y cambiar?

Estas son reflexiones que el niño debe hacer por sí mismo. Ellas le abren la puerta para la adquisición de nuevos conocimientos y la comprensión del mundo que lo rodea, de una manera integral.

La implicación del niño en su propio proceso de aprendizaje resulta decisiva para que siempre continúe con su afán de querer saber. Una alternativa para lograrlo e la utilización no sólo de métodos que estimulan la memorización, la reproducción y repetición con o sin modelos, sino también y de manera primordial de métodos que propicien una enseñanza dialogada, activa, en que los alumnos descubran las contradicciones que se dan en el camino del saber y trabajen por darles solución, que posibiliten también el planteamiento de situaciones problémicas para que desde las primeras edades escolares sientan el disfrute de participar activamente en la solución de problemas, y lo que es muy importante, descubrir y plantear nuevos problemas. Ad quieren así no sólo conocimientos, sino las vías para llegar a ellos, herramientas imprescindibles que los acompañarán toda la vida.

Cuando se logra esa atmósfera de expectativa, de comunicación y esfuerzo común por saber cada vez más, encontramos con i que todos los alumnos sienten la necesidad objetiva de decirle muchas cosas al maestro que a veces nunca llegan a decir. Así es más fácil penetrar en el mundo emocional y sentimental del niño, poder escuchar lo que nos quiere expresar e interpretar, las diversas formas en que nos quieren manifestar sus sentimientos y emociones.

Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando; el respeto la autonomía y a la dignidad de cada uno es un imperativo ético y no un favor que podemos o no concedernos unos a los otros. El profesor que menosprecia la curiosidad del educando, su gusto estético, su lenguaje, más precisamente su sintaxis y su prosodia; el profesor que trata con ironía al alumno, que lo minimiza, que lo manda "ponerse en su lugar" al más leve indicio de su rebeldía legítima, así como el profesor que elude el cumplimiento de su deber de poner límites a la libertad del alumno, que esquiva el deber de enseñar, de estar respetuosamente presente en a experiencia formadora del educando, transgredí los principios fundamentalmente éticos de nuestra existencia (Paulo Freire).

* Que los niños no vean, no toquen, no piensen nada que no sepan expresar

Los buenos maestros prestan mucha atención a que sus alumnos digan lo que piensan, sienten y les comuniquen sus inquietudes personales y las que surgen en la práctica pedagógica. Se trazan como objetivos precisos que los niños sepan explicar lo que hacen, ya sea un problema matemático, un dibujo o un bello poema. Les enseñan a "investigar", a argumentar, narrar un hecho y a defender sus puntos de vista. En el proceso educativo, en ningún momento podemos olvidar que el lenguaje es una etapa necesaria para la interiorización de conceptos y el desarrollo de habilidades.

Urge la necesidad de que nuestros alumnos sepan explicar causas, consecuencias, lo esencia l, lo que distingue, las diferencias, los aspectos positivos, negativos y hasta lo que les resulta interesante o peculiar de un concepto, hecho o fenómeno.

Tracémonos como objetivo eliminar de nuestra práctica pedagógica el aprendizaje que tiene

como único fin la memoria mecánica, donde el alumno repite sin saber una serie de palabras huecas de contenido.

Memorizar conscientemente determinados aspectos es parte del saber, pero ello tiene que estar acompañado de la palabra que argumenta, que fundamenta y que demuestra la veracidad o falsedad de un hecho, la ocurrencia de un fenómeno o nuestro punto de vista personal ante un determinado acontecimiento.

La mente es como las ruedas de los carros, y como la palabra: se enciende

con el ejercicio

Durante varios años hemos estado investigando diversas formas, caminos, técnicas para estimular la mente dentro o fuera del salón de clases, para lograr que la mente corra más ligera. En numerosos talleres desarrollados con maestros, también se han creado por ellos mismos diferentes técnicas que, bien aprovechadas, pudieran contribuir al equilibrio emocional en el proceso de aprendizaje.

Todas estas técnicas dirigidas a activar, estimular, motivar, reflexionar, valorar dentro de una situación, por lo general lúdica, han sido probadas con éxitos por muchos educadores.

En este epígrafe que analizamos, también es importante des tacar que, para que la mente se encienda con el ejercicio, hay que tener en cuenta algunos aspectos relacionados con la ejercitación.

Todos conocemos que la ejercitación como hecho pedagógico tiene un gran valoren la fijación de conocimientos y en el desarrollo de habilidades y capacidades, por sólo plantear algunos aspectos. Una de sus características es la necesidad de repetir determinadas acciones. En ocasiones, cuando se estructura ma l, surge la fatiga y el aburrimiento.

En nuestra experiencia pedagógica hemos observado clases donde la ejercitación se limita a que los alumnos copien un listado de actividades de la pizarra o del libro a la libreta. No muy avanza da la clase, los niños empiezan a sentirse intranquilos, bostezan, conversan con el amiguito de al lado y uno piensa: Qué pena! Ya los venció la fatiga y el aburrimiento. Falló la motivación, no se sienten implicados en la tarea. La mente no está corriendo ligera.

Desplegar todo el caudal de creatividad que cada maestro tiene es definitorio para variar los tipos de ejercicios y las formas de realizarlos. Hay que dejar elevar la fantasía para que todas las páginas de programas, libros y libretas se conviertan en un hecho didáctico, impregnado de, amor y formación. La enseñanza sí es un suceso maravilloso en el que se experimenta una sensación de tranquila complacencia y seguridad de que de esta manera, los niños se desarrollan.

Carlos Diaz Marchant en su libro De la liberación a la esperanza: Paulo Freire y su educación popular, resume entre otros los siguientes puntos de vista de Paulo Freire:

• Enseñar exige libertad y autoridad: ni libertinaje ni autoritarismo, sino libertad autoridad que vayan generando la autonomía necesaria en el educando.

• Enseñar es disponibilidad para el diálogo: en las relaciones con las otros no se debe partir de la idea preconcebida de querer "conquistar" al resto, sin importar a qué costo, ni tampoco sentir que los demás sólo quieren "conquistarme ". Es la disponibilidad para el diálogo la que debe fundamentar la práctica del educador en forma diaria.

• Enseñar exige saber escuchar: sólo quien escucha paciente y críticamente al otro, habla con él No es hablando a los otros, desde arriba, como aprendemos a escuchar, sino que es escuchando como aprendemos a hablar con ellos.

• Educar exige querer bien a los educandos: esto significa que la afectividad no debe asustar y por tanto no debe haber miedo de expresarla. Ella juega u rol vital ante la necesidad de instaurar relaciones plenas, de apoyo a la labor del educador.

... El fin de la educación no es hacer al hombre desdichado (...) sino hacerlo feliz...

José Martí

* Que la escuela sea sabrosa y útil

¿Qué querría expresar José Martí hace más de un siglo cuando habló de escuela

"sabrosa y útil "?

Hemos hecho indagaciones con niños, adolescentes y maestros acerca de esta expresión y son diversas las interpretaciones, pero hay algo de común en todas, "que la escuela sea un lugar donde nos sintamos bien". Es por ello que hemos aprovechado algunos momentos de estos años de trabajo para conversar con estudiantes de diferentes países de Iberoamérica sobre esta temática y han sido muy interesantes y en ocasiones, sorprendentes, las afirmaciones y reflexiones de estos niños.

Deseamos compartir con ustedes algunos de estos debates y sus conclusiones en las propias palabras de los que lo pensaron:

• En sentirse bien en comunicación con los otros estudiantes;

• El que se les tome en cuenta en la toma de decisiones:

• El tener todo el tiempo ocupado en hacer, aplicar, confrontar;

• El sostener con los maestros un clima amistoso y de comprensión mutua;

• El tratar temas interesantes vinculados a la vida y al futuro;

• El aprender a entender lo que pasa alrededor y a transformar;

• El interrelacionar más la familia, el hogar con la escuela y los maestros.

Resultará muy difícil en este principio de milenio lograr lo que quieren los niños y jóvenes. Aún tenemos que seguir trabajando para que sus sueños se hagan realidad. Les hemos enseñado a pensar y ahora ellos tienen sus necesidades y su derecho a hacerlo.

Nos hemos detenido a pensar, cuánto de nosotros tenemos que poner en función, ante cada tarea docente. Ante todo estar muy alertas para distinguir la diversidad entre nuestros alumnos, poder distinguir y trabajar con los diversos objetivos y contenidos que nos plantean la búsqueda de variados métodos y formas de organización de la enseñanza, ser capaces de facilitar el diálogo y las más diversas formas de organizar la docencia, poder apreciar cómo marcha la atmósfera de aprendizaje (ayuda entonces hasta la mirada abarcadora, que hemos adquirido con la experiencia, esa mirada que capta gestos de complacencia, de duda, y hasta de aburrimiento), poder retroalimentarnos todos. Ser capaces de comunicamos con saber, emoción, amor.

Cuántas veces surge una observación, una inquietud que nos hace poner en función la dialéctica de lo planificado y lo espontáneo; nos percatamos que debemos variar determinados aspectos de lo que habíamos previsto, porque somos los alumnos y nosotros, en nuestra actividad diaria quienes damos vida a los programas escolares, libros de texto y otros documentos, elaborados por otras personas. Saberlos interpretar, imprimirles el sello peculiar de los estudiantes y ese sello peculiar nuestro, es determinante para que se hagan realidad.

Creación pide nuestra labor de proyección, de planificación de comunicación. Buscar nuevas alternativas, métodos que pongan en función el contenido de la enseñanza en un clima de franca comunicación. La alternativa educativa que presentamos en este libro promueve, pero a la vez nos exige humanismo, compromiso, estar abiertos a lo nuevo. Además de los elementos ya explicados en este capítulo yen el anterior, ahora analizándola a partir de un aspecto de la estructura didáctica, tenemos que decir que esta alternativa nos conduce a ver cada unidad del programa en su conjunto Tener desde la primera clase una visión globalizadora, sistematizadora, que nos acompañe durante todas las clases. Los alumnos deben orientarse desde la primera clase y participar activamente para ser conscientes de lo nuevo que van a aprender, qué utilidad tiene, qué nuevas interrogantes tienen y cómo se aplicarán en la práctica.

Evitemos la marcha a ciegas de los estudiantes al sentir que le llegan fragmentos aislados, atomizados, cuando en realidad tienen que sentir que cada clase es un nivel más de profundización. Es muy importante que vivencien el ritmo propio y peculiar de cada unidad del programa, así se rompen muchos de los esquemas de la estructura de la clase tradicional. Demos valía real al significado de la palabra unidad.

Al prever, organizar, al establecer la comunicación, trabajemos por eliminar la apatía, el formalismo, seamos conscientes de la sensibilidad que emana de nuestra profesión, eso nos hará más responsables, creadores y comprometidos en la formación de nuestros estudiantes. Enrique José Varona nos alerta: Lo más trágico de la vida es que el hombre se empeña en repetir, cuando repetir resulta imposible de toda imposibilidad Vivir es cambiar.

Algunos otros principios fundamentales son :

a) La unidad entre lo bello y lo bueno, lo ético y lo estético, Martí planteó que sólo triunfa lo que es para el hombre bello, en este sentido debemos de llevar al niño al camino de descubrir la belleza...el laboratorio de química es una canción, una ecuación matemática es una poesía. Es importante que el niño desarrolle la imaginación pero siempre ligada a lo ético y lo estético.

b) El esfuerzo pleno y sano. Según el pensamiento martiano para aprender hay que esforzarse, no se logra aprendizaje alguno sin esfuerzo y concentración, si éste no existe no se valoran las cosas.

c) Unidad entre pensamiento y sentimiento. Martí decía que es monstruosa la persona que separa pensamiento y sentimiento. Es indispensable unir pensamiento, sentimiento y acción. El resultado es muy diferente cuando unes estos tres elementos que cuando sólo haces las cosas guiadas por la inteligencia, o por lo cognitivo.

Para que una cosa sea creíble tiene que expresarse con sentimiento, con emotividad, es importante articular pensamiento, sentimiento, conocimiento y acción. Los educadores deben conocer qué elementos o ver y conjugar para aprender.

d) Principio de la creatividad. Potencializar la creatividad de los niños, según Martí "o inventamos, o erramos", en otras palabras "si no creamos, erramos".

Los niños son creativos y curiosos por naturaleza sólo hay que favorecer el desarrollo de estas potencialidades. En general la ciencia moderna no hace otra cosa que responder a las preguntas de un niño consciente y creativo, las preguntas de los niños son las hipótesis de los científicos.