MODELO SOCIAL

El país que queremos

El Modelo Social que reivindicamos y por el cual estamos luchando tiene como aspiración mayor la construcción de una sociedad soberana y emancipada, libre de la explotación, pone en el centro la formación de un ser humano culto, libre y pensante. La perspectiva teórica y en la cual nos fundamentamos es la dialéctica materialista como método de análisis y de transformación de la realidad. Necesitamos seres humanos con una amplia cultura universal y pleno dominio del conocimiento científico, unidos por la razón y el pensamiento crítico transformador.

Una nueva sociedad donde un papel trascendental es asumido por los educadores populares democráticos, cultos y comprometidos con las causas justas para el pueblo. Educadores que se reconocen pueblo y actúan con el pueblo y por el pueblo en defensa de sus derechos.

Pugnamos por la construcción de un poder social, hablamos de trabajadores y pueblo ejerciendo su soberanía, construyendo su mandato en una república plurinacional, con un régimen democrático de cuatro poderes que garanticen una vida digna para todos. El cuarto poder es precisamente el poder social, la fuerza social organizada y actuante desarrollando una democracia participativa y protagónica.

Esta fuerza social va acompañada de un proyecto político que tiene como una de sus tareas centrales desarrollar una nueva economía solidaria popular, que rompa con la lógica de ganancia del capital y garantice el abasto popular y la satisfacción de las necesidades básicas de la población, planteamos una política de la cultura democrática de participación protagónica (reivindicar el poder a la base), de gobiernos al servicio del pueblo, de la refundación civilizatoria, de la reconstrucción del tejido social colectivo y comunitario, la armonía con la naturaleza, en suma una nueva patria.

El proyecto educativo nacional está relacionado con el proyecto de nación que reivindicamos los mexicanos plasmado en el Constituyente de Querétaro, particularmente en lo que hace al papel del Estado Mexicano en la rectoría del desarrollo nacional integral y sustentable, que fortalezca la soberanía de la nación y su régimen democrático; en lo relativo a la tarea del Estado de organizar la planeación democrática del desarrollo nacional que imprima solidez , dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de la economía para la independencia; en lo concerniente a la propiedad social de las tierra y aguas comprendidas dentro de los límites del territorio nacional; en lo referente al trabajo, a los derechos laborales y la previsión social de carácter solidario y generacional.