FUNDAMENTOS SOCIO-HISTÓRICOS

Los fenómenos deben estudiarse históricamente, entendiéndose bien las condiciones históricas concretas de cada etapa de su desarrollo; esto es, las condiciones objetivas en lo más posible de la totalidad de sus determinantes relaciones tanto internas como externas.

El análisis histórico concreto, consiste en que, dadas un conjunto de relaciones homogéneas tanto internas como externas, el fenómeno debe ser interpretado en su determinación por ello; lo cual quiere decir que el objeto de estudio contenido en ese fenómeno, muy seguramente tendrá otra expresión, aún más general cuanto más nos remontemos en la historia, y distinta en cada sucesiva etapa histórica; pero, no obstante, continuará siendo de manera semejante, conteniendo los mismos elementos, a como ha evolucionado, hasta tal y cual lo observamos en el presente; y, de la misma manera, la contradicción que se expresa en esas relaciones concretas, no será, en el pasado, sino una manifestación igualmente más general de la contradicción esencial contenida en el fenómeno, tal cual lo entendemos en el presente.

Analizar esta contradicción, es revisarla en el movimiento de su historia (en su devenir), lo que permitirá entender su tendencia y evolución futura.

Luis Ignacio Hernández Iriberri