CONCEPTO DE PLANEACIÓN

I.- ¿Qué es la planeación y cuál es su importancia?

Desde nuestro Proyecto Político Sindical, practicamos la planeación como una actividad esencialmente humana. Solamente los seres humanos son capaces de prever una acción antes de realizarla. El objetivo de planear es garantizar que los resultados de la acción sean los esperados. Y que el proceso sea lo más adecuado a nuestro horizonte de emancipación humana. Como dice Marx: "Entre el trabajo de una abeja que construye su colmena de forma perfecta, y el trabajo de un ingeniero humano, por más mediocre que este sea hay siempre una diferencia fundamental favorable al hombre: sólo él logra imaginar/proyectar la casa que va a construir, incluso antes de comenzar a poner su primera piedra."

Un problema que se presenta con frecuencia es la confusión entre planeación y plan, por lo cual es necesario aclarar su definición, conceptualización y complementariedad.

• Llamamos PLANEACIÓN al proceso de toma de decisiones sobre la acción. Proceso que en una planeación colectiva (que es nuestra meta), implica búsqueda de información, elaboración de propuestas, encuentros para la discusión, reuniones para la toma de decisiones, evaluación permanente...

• Llamamos PLAN al documento donde se registra por escrito, de acuerdo a un determinado esquema, las decisiones tomadas en el proceso de planeación. Se hace para ayudar a la memoria del proceso. Es el documento que se consulta durante la realización de la acción.

Sea del tipo que fuera la acción podemos decir, de modo general, que la planeación implica los siguientes elementos (o decisiones):

  • El por qué hacer: la justificación de la acción;
  • El para qué hacer: lo que se espera o los objetivos de la acción;
  • El qué hacer: los contenidos de la acción;
  • El cómo hacer: la metodología;
  • El con qué hacer: los recursos y de dónde obtenerlos;
  • La forma de verificar si el hacer está dando resultado: la evaluación.

II.- ¿Qué implica no planear...?

Hay gente a la cual no le gusta planear. Y mucho menos escribir las decisiones. Estas personas son del tipo auto-suficiente o egoísta. La persona auto-suficiente es aquella que piensa que sabe todo, que no necesita prepararse para nada porque en la hora "X" siempre va a saber qué hacer. Así, sin darse cuenta, el autosuficiente se vuelve un autoritario. Porque si planear es tomar decisiones, quien planea siempre se expone a las críticas, a las opiniones, que pueden incluso llevar a la persona a alterar el rumbo previsto para la acción. Quien no planea también decide; pero decide solo y a la hora en que

está actuando. Esto quiere decir que no hay posibilidades para que otros participen; prevalece la idea o el impulso sólo de quien está al frente de la acción.

La persona egoísta (y también la perezosa) es aquella que busca trabajar lo menos posible. La ley que más respeta es la "ley del menor esfuerzo". No le gusta la planeación porque ella le muestra claro lo que tiene que hacer. Y para quien no planea la implicación es no tener claro el qué hacer, es la forma de continuar sin hacer nada.

III.- Definiciones de planeación:

• Planear es actuar racionalmente (Gandhi).

• Hacer planes es, probablemente, algo conocido del hombre desde que él se descubrió con capacidad de pensar antes de actuar (Whitaker Ferreira).

• Planear es pensar anticipadamente cuál es el mejor camino para llegar (Brichenti).

• Planeación es un proceso de toma de decisiones. Plan es el registro de las decisiones. Acción es el acto de intervenir en la realidad, que puede ser planeado o no (Whitaker Ferreira).

• El hombre logró evolucionar cada vez más, y distanciarse de su condición de animal, cuanto mayor fue su capacidad de desarrollar acciones intencionadas y planeadas sobre la naturaleza (Engels).

IV.- Planeación colectiva: ¿Quién decide sobre qué?

Si planear es tomar decisiones, entonces este es un momento fundamental de la participación colectiva en la escuela. Participar es, sobre todo, ayudar a tomar decisiones. Y el momento principal de tomar decisiones es en la planeación. Deben ser planeadas colectivamente desde las grandes hasta las pequeñas acciones del diario acontecer en la escuela. Donde no hay planeación no hay cooperación. Donde la planeación está concentrada en pocas cabezas (se da "de arriba hacia abajo"), no hay democracia. La gestión democrática implica una planeación colectiva y para nosotros, la democracia no es sólo una referencia, una palabra. Ella es uno de los pilares básicos de nuestra propuesta pedagógica y de nuestro proyecto de transformación social.

V.- ¿pero, qué es la planeación colectiva?

La planeación colectiva es un proceso que combina PARTICIPACIÓN con DIVISIÓN

DE TAREAS. Quiere decir que, no significa reunir a todo el mundo para planear todo, desde los objetivos de la escuela hasta las clases del día siguiente. Significa, en otras palabras, organizar las instancias de toma de decisiones.

VI.- ¿cómo organizar la planeación colectiva en la escuela?

El primer paso es definir cuáles son las instancias de decisión. Aun cuando ellas puedan ser un poco diferenciadas en función de la realidad específica de cada escuela y comunidad, podemos identificar las siguientes instancias en un proceso democrático de planeación escolar:

• La asamblea comunitaria.

• La asamblea del colectivo de educandos.

• La asamblea del colectivo de padres de familia.

• La asamblea del colectivo de maestros

Además es necesario considerar las instancias de la sección XVIII del SNTE: Delegación, Centro de Trabajo, Coordinación Regional, CES, que participan directa o indirectamente acompañando el proceso. O sea, es preciso garantizar que el movimiento, a través de sus estructuras, participe del Proyecto Democrático de Educación y Cultura PDEC a nivel regional, estatal y nacional, para que las decisiones tomadas en las escuelas, estén en sintonía con las líneas políticas y con la propuesta pedagógica que está siendo construida por el movimiento.

Nuestra planeación:

Nuestra planeación busca contribuir al conocimiento y a la transformación de la realidad; se busca fortalecer la capacidad para elaborar y producir conocimientos, apropiándose de manera ordenada, sistemática y progresiva de conocimientos científicos, así como de la manera científica de producirlos; se busca fortalecer la capacidad de transformar la realidad.

Nuestra planeación significa estructurar con un sentido estratégico toda la lógica del proceso que se quiere impulsar: orientar y dar unidad a todos los factores que intervienen: sus necesidades, sus intereses, el contexto en el que viven, sus conocimientos sobre el tema, los objetivos que nos proponemos alcanzar, las etapas que hay que desarrollar para lograrlos, la secuencia temática que hay que seguir, las técnicas y procedimientos que vamos a utilizar en los distintos momentos, las tareas de aplicación práctica que vamos a proponer y evaluar.

Nuestra planeación es dialéctica, afirmándose que ella permite articular lo particular con lo general, lo concreto y lo abstracto; permite responder a la dinámica cambiante y contradictoria de la realidad; permite vincular la práctica con la teoría, la escuela con el trabajo y la comunidad, esto permite conocer la realidad y transformarla.

Es también, una manera de concebir la realidad, de aproximarse a ella para conocerla y de actuar sobre ella para transformarla. Es, por ello, una manera integral de pensar y de vivir: una filosofía.

Se entiende la realidad como proceso histórico. En este sentido, concibe la realidad como una creación de los seres humanos que, con nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, transformamos el mundo de la naturaleza y construimos la historia otorgándole un sentido.

Se entiende la realidad histórico-social como totalidad: un todo integrado, en el que las partes (lo económico, lo social, lo político, lo cultural; lo ecológico y lo cosmogónico; lo individual, local, nacional, internacional; lo objetivo, lo subjetivo, etc.) no se pueden entender aisladamente, sino en su relación con el conjunto. Es una totalidad no vista como la suma aritmética de las partes, sino como la articulación interna de todas sus múltiples relaciones.

Se concibe la realidad en permanente movimiento: una realidad histórica siempre cambiante, nunca estática ni uniforme, debido a la tensión que ejercen incesantemente las contradicciones e interrelaciones de sus elementos. Desde nuestra perspectiva dialéctica, nos aproximamos a la comprensión de los fenómenos sociales, desde el interior de su dinámica, como sujetos partícipes en la construcción de la historia, totalmente implicados de forma activa en su proceso.

Nuestra práctica particular, como individuos o grupos sociales (con nuestras acciones, sentimientos e interpretaciones), hace parte de esa práctica social e histórica de la humanidad. Somos protagonistas o víctimas de sus cambios y movimientos; somos, en última instancia, responsables de su devenir.

Por ello, no podemos aspirar simplemente a "describir" los fenómenos, y a "observar" sus comportamientos, sino que debemos proponernos, intuir y comprender sus causas y relaciones, identificar sus contradicciones profundas, situar honradamente nuestra práctica como parte de esas contradicciones, y llegar a imaginar y a emprender acciones tendientes a transformarla.

"Transformar la realidad", desde la perspectiva dialéctica, significa, por ello, transformarnos también a nosotros mismos como personas, con nuestras ideas, sueños, voluntades y pasiones. Somos así -a la vez- sujetos y objetos de conocimiento y transformación. Esta visión de la realidad, nos coloca ante los procesos sociales con una actitud fundamental: tener disposición creadora, tener la convicción de que lo que hoy existe no es la única realidad posible y que no tiene sentido proponerse conocer la realidad sólo para "constatar cómo es". Es necesario llegar a proponer cómo queremos que sea, qué realidad podría existir. Significa situarse ante la historia desde una posición profundamente crítica, cuestionadora y creativa.